Tecnología Walk Again

ReWalk-300x202

En los últimos años, neurocientificos del Centro para la Neuroingeniería de la Universidad de Duke, en Estados Unidos,  han trabajado intensamente para crear una interfaz cerebro-máquina. Se trata de uno de los más interesantes avances de la tecnología, en el campo de la neurociencia. Y es que al crear una manera de enlazar el tejido cerebral, con una variedad de herramientas artificiales, ya ha sido posible que los primates no humanos usen la actividad eléctrica, producida por sus neuronas, localizadas en las múltiples regiones de su cerebro, para controlar los movimientos de varios dispositivos robóticos, incluyendo prótesis de brazos y piernas. Como resultado de todo esto, los investigadores, de esta universidad norteamericana, esperan que en un futuro cercano las personas, que sufren algún desorden neurológico que los lleve a niveles de parálisis considerables, puedan recuperar la movilidad al acoplar los impulsos de sus cerebros a sofisticadas neuroprótesis.

El proyecto Walk Again (Camina de nuevo) es un consorcio internacional de importantes centros investigativos del planeta y busca la colaboración científica, entre instituciones académicas,   con fines totalmente humanitarios. El objetivo central es desarrollar e implementar la tecnología que permita a pacientes con parálisis, recuperar totalmente su capacidad motriz. Según conocedores, la única forma de lograr este objetivo es construyendo neuroprótesis, con las que se permita a los pacientes capturar y usar su propia y  voluntaria actividad cerebral, para controlar los movimientos de un dispositivo que cubriría el cuerpo entero. Este “traje robótico”, también conocido como exoesqueleto, sería diseñado para sostener y mover el cuerpo del paciente, de acuerdo a su voluntad.

Adicional al desarrollo de tecnología, para mejorar la calidad de vida de millones de personas, el proyecto Walk Again también es interesante porque crea un nuevo paradigma, para la colaboración científica global, entre muchas organizaciones de todo el orbe. De acuerdo con este modelo, una red mundial de liderazgo científico y de expertos en tecnología –distribuidos en todos los continentes- podría unir esfuerzos para que aquellas personas desafortunadas puedan caminar de nuevo.

La buena noticia es que trabajos como el de la Universidad de Duke permiten acercarse cada vez más a la posibilidad de devolver a las personas, alguna capacidad que se haya perdido. En este caso, se trata de volver a caminar, en lo que ya hay trabajos promisorios, pero ya muchos expertos han hecho importantes adelantos para que personas con problemas vuelvan a oír, a hablar y ver, gracias a importantes avances en la biotecnología. Solo es cuestión de esperar con paciencia.

 Fuente: (http://www.sistemasbiometricos.co/)

Anuncios